Archivos Mensuales: Julio 2016

De renuncias, concesiones y menos ferrocarriles para Chile

Recientemente se ha oficializado la renuncia del Presidente de EFE quien fue reemplazado por Germán Correa Díaz, hecho que ha coincidido con el triunfo del lobby del sector de la Construcción, materializado en el anuncio de un nuevo paquete de concesiones de carreteras por parte del Ministerio de Obras Públicas para la “reactivación” de la economía. ¿Han ganado los autos nuevamente? 

Ruta 68 a Valparaíso (Copesa)

Por Santiago Vera Bustamante

El 23 de junio se oficializó la renuncia del presidente de EFE Jorge Inostroza, la que se hizo efectiva a partir del 1 de julio. Ha sido reemplazado por el ex presidente del directorio del Metro Regional de Valparaíso (Merval) Germán Correa Díaz, quien también fuera Ministro de Transportes del Gobierno de Aylwin en el período de 1990 a 1992, y Coordinador General de Transantiago, entre el año 2002 y 2003.

Los motivos de la renuncia no han sido del todo claros. En entrevista concedida hace algunos días al diario El Mercurio de Valparaíso, Inostroza señaló que las razones de la renuncia estaban dadas por la precariedad institucional de la empresa que no facilita el desarrollo de la misma, la escasez de recursos y la falta de criterio en la formación de los gobiernos corporativos, dependientes de la SEP (Sistemas de Empresas Públicas). En el mismo sentido declaró que EFE tiene “US$ 9.000 millones en inversiones y hay que tomar una acción, pero como no hay recursos, la posibilidad de que se puedan hacer es baja. Según información que tengo de Hacienda, la posibilidad que el Estado invierta éste y el próximo año de manera directa es muy baja”.

Una vez oficializada la renuncia, el senador Andrés Allamand ha señalado que ella ha sido forzada por la mala gestión de Inostroza y del Ministro de Transportes, Andrés Gómez Lobos, agregando que “el Rancagua Express y el San Bernardo Express son proyectos que tienen años de atrasos y postergaciones. El Melitrén, que va de Santiago a Melipilla y que fue rebautizado al principio de este gobierno como Tren del Maipo, es un proyecto, en los hechos, cancelado, ya que no tiene presupuesto ni ingeniería ni estudio de impacto ambiental, ni se han siquiera iniciado las expropiaciones indispensables“.

El nuevo Presidente de EFE, ya dado a entender que varios proyectos se paralizarán, especialmente aquellos cuya materialización se previa en el mediano plazo, como el tren a Melipilla y a Batuco. Ha señalado al respecto “Cuando se junta una situación restrictiva de la enormidad mundial y nacional por menos recaudación de impuestos, con exigencias de inversión y gasto importante por las reformas que se llevan a cabo, naturalmente eso lleva a una necesidad de revisar prioridades, de pausar posiblemente algunos proyectos. Es la tarea que me di desde el primer día. Estoy trabajando con los equipos de EFE y las filiales” declaró.

La ralentización de la actividad económica ciertamente ha incidido no sólo en la Empresa de Ferrocarriles, sino en otros ámbitos del quehacer nacional, lo que ha puesto todas las miradas en el Ministro de Hacienda quien sin dudas se verá presionado por los distintos sectores del Estado que buscarán impedir la postergación de sus propios proyectos.

Paralelamente al cambio en la estatal, el Ministro de Obras Públicas ha señalado que activará a la brevedad un nuevo plan de concesiones por más de US$ 2.000 millones para “reactivar” la economía,  cuya gran parte corresponde a la construcción de nuevas carreteras, como la ruta de la fruta, la ruta de Nahuelbuta, Vespucio Oriente y ruta 5 norte conurbación La Serena, proyectos que repercuten fuertemente en la imposición del transporte público por sobre el automóvil, y de los camiones por sobre el tren de carga. Constituyen además un triunfo del lobby generado por el empresariado ligado a la construcción que desde hace algún tiempo ha venido presionando a la opinión pública, y especialmente al MOP, por la aceleración de estos paquetes sustentados en la “reactivación económica”. Nos preguntamos en este punto ¿cuánto deja de perder nuestro país por no tener ferrocarriles adecuados para – justamente- cooperar con el desarrollo productivo?. ¿Por qué se deben paralizar los proyectos ferroviarios priorizando a los camineros si a fin de cuentas en estos últimos el Estado igualmente debe poner dinero de su bolsillo?.

La dicotomía del Estado en materias de transporte público es patente en dos proyectos que pujan por imponerse a los ferrocarriles en las mismas zonas de interés. El primero de ellos ha sido la ya anunciada ampliación de la ruta 68 entre Santiago, Valparaíso y Viña del Mar, que considera terceras pistas en algunos trazados, junto con la idea de hacer una nueva e innecesaria autopista entre las dos ciudades por el sector de la Dormida. Estas carreteras chocan con el proyecto desarrollado por la Empresa de los Ferrocarriles del Estado para unir nuevamente, mediante un tren de mediana velocidad tipo intercity, la Estación Mapocho en Santiago con las ciudades del Litoral norte, que también incluye el desarrollo de la carga y su logística.

Pero sin duda el retraso más grave parece ser el del ferrocarril suburbano entre Santiago y Melipilla. Con la ingeniería en pleno proceso de ejecución, el nuevo presidente de EFE ha deslizado la posibilidad de una paralización indeterminada a las obras de ejecución y materialización del proyecto, el que es anhelado desde más de 15 años por los habitantes de las conurbaciones de la zona oeste de la Región Metropolitana, quienes día a día demoran más de 2 o 3 horas en trayectos que por ferrocarril pueden demorar no más de 25 minutos. Pero increible e irracionalmente, el MOP insiste con analizar la posibilidad de construir terceras pistas para vehículos en la Ruta 78 (Autopista del Sol), entre Santiago y Talagante, favoreciendo con ello el uso del automóvil en una ruta que ya está (y seguirá) colapsada.

Las problemáticas comentadas ponen de manifiesto nuevamente la debilitada institucionalidad de EFE, que requiere con urgencia una reforma de raíz, pues la coexistencia de un Ministerio de Obras Públicas con otro de Transportes (entre los cuales se encuentra EFE), ha incidido en la ausencia de políticas estatales permanentes, que puedan hacer frente a una planificación que considere los ciclos recesivos de la economía sin afectar proyectos ferroviarios que son claves para el desarrollo nacional, como el corredor central nacional de mediana velocidad entre Valparaíso Santiago y Concepción, el tren suburbano a Melipilla, y postergados proyectos en el área de carga. Mientras tanto, las políticas públicas incoherentes e inconexas del MTT y el MOP seguirán favoreciendo directa o indirectamente al automóvil por sobre el tren.

Publicado en inicio, Transporte Público | 2 Comentarios