Amsted Rail Chile: elevando los estándares de calidad en la mantención ferroviaria

Instituto Ferroviario tuvo la oportunidad de visitar las instalaciones de esta empresa, que se ha propuesto elevar considerablemente los estándares de calidad en la mantención de rodamientos ferroviarios.

Instalaciones de Amstedrail Chile en Buin (Región Metropolitana)

En las cercanías de Buin se ubican las instalaciones de Amsted Rail Chile (www.amstedrail.com), filial de la empresa norteamericana fundada hace más de 100 años, y que actualmente cuenta con presencia en mercados como Australia, Brasil, China, India, Estados Unidos, Rusia y Sudáfrica.

Esta empresa se encuentra operando en nuestro país desde el año 2014, pero la adquisición del 60% de su propiedad por parte de Amsted Rail Company (casa matriz) a principios de este año, ha dado un nuevo impulso a las operaciones de la empresa en Chile, ofreciendo a sus clientes la posibilidad de acceder a altos estándares de calidad en la mantención de sus rodamientos ferroviarios, pues aplica en todos sus procesos -y de manera estricta-, las normas dictadas para estos efectos por la Asociación Americana de Ferrocarriles o AAR (Association of American Railroads).

Los procesos de la empresa se encuentran rigurosamente controlados

El gerente general de Amsted Rail Chile, Carlos Cea, señala que cambiar la mentalidad de sus clientes no ha sido fácil, considerando el arraigo de procesos de mantención que hace 30 o 40 años podían ser adecuados, pero que hoy en día incrementan los costos de funcionamiento de las operarias de carga chilenas: “Poco a poco hemos ido convenciendo a nuestros clientes, sobre la importancia de realizar adecuadamente la mantención de sus equipos ferroviario, en especial y a lo que nosotros toca, sobre la necesidad de aplicar estándares modernos a la mantención de rodamientos, y realizar un seguimiento estricto a las piezas que pueden reutilizarse, todo ello con miras a prolongar su uso en el tiempo y rebajar costos en el rodado general de los convoyes, cuestión que muchas veces no es apreciada de manera inmediata por los clientes, pero si en el mediano plazo“.

El primer cliente de Amstedrail Chile fue la empresa ferroviaria Ferronor el año 2015, agregando Carlos Cea que “en enero de ese año despachamos la primera orden de reacondicionamiento de rodados para la empresa, y desde entonces hemos mejorado sustancialmente la vida útil de tales elementos, lo que nos ha llevado al día de hoy recibir el reconocimento de 3.000 rodamientos con <cero fallas de servicio>, galardón que nos impulsa a seguir adelante en la imposición de estándares”. La empresa cuenta además con un amplio stock de productos, cuestión que les permite autonomía absoluta en caso que sus clientes lo requieran, a fin de que éstos no se vean obligados a detener sus procesos.

Actualmente se han sumado a la experiencia de la empresa las cargueras FCAB (Ferrocarril Antofagasta a Bolivia) y Transap. En la primera ya se encuentran innovando en sus procesos, mediante la prueba de un PAD de goma que tiene por finalidad alargar la vida útil de los componentes asociados al sistema de rodaje, en tanto que en la segunda, se encuentran en plena fase de implementación del proyecto Adapter Plus, que busca prolongar la vida útil de las ruedas y componentes de los boguies de carros de carga.

Perspectivas en el mercado chileno y regional

La aplicación de la tecnología a sus procesos, junto con personal calificado, son las claves de Amsted Rail Chile

Dentro de los desafíos que tiene por delante la empresa, está consolidarse como proveedor OEM (Original Equipment Manufacturer) de rodamientos nuevos, con la marca Brenco. Adicionalmente, gracias a la colaboración de otras filiales, Amsted Rail Chile se encuentra capacitada para ofrecer variado equipamiento ferroviario, tales como adaptadores de rodamiento, ruedas de acero fundido, ejes forjados, componentes de protección al desgaste, y sin problema, bogies completos, según los requerimientos de cada cliente.

Amsted Rail diseña y construye una variada alternativa de sistema de bogies para satisfacer las necesidades de sus clientes

La empresa pretende convertirse en el mediano plazo en un referente nacional y regional sudamericano en cuanto a mantención de equipo ferroviario de carga. Para ello, mantendrá su foco en la elevación del estándar de mantención ferroviario, y profundizará su experiencia con los clientes asociados, mediante el seguimiento de sus productos y la comprobación de resultados positivos, a fin de convencerlos que una adecuada mantención, mezclada con tecnología aplicada y experiencia, son las mejores herramientas productivas que las ferroviarias nacionales pueden tener.

Contacto Amsted Rail Chile: Miguel León <mleon@amstedrail.com>

Publicado en inicio, Prensa, Sin categoría | Deja un comentario

Los tranvías podrían volver a las calles de Santiago

Rescatados del olvido, dos carros dan vida al proyecto Tranvía Histórico, que busca dejar a ambos rodando entre los barrios Yungay y Brasil. La iniciativa la lideran un arquitecto y un abogado, que para diciembre se comprometen a que por lo menos uno de ellos, en proceso de reconstrucción y restauración, se pueda visitar en el Museo Ferroviario de la Quinta Normal.

(Richard García, El Mercurio, 10/09/2017)

“Uno sabía que venía el tranvía, por el fuerte ruido que hacía; tenía como un ritmo”, recuerda la profesora jubilada María Elsa Ramos, quien en los años 40 vivía junto a la línea que pasaba por calle Echaurren, en el barrio República. “Los carros eran amarillos y en algunas ocasiones venían hasta dos juntos. Tenían conductor, los que a veces eran mujeres”, cuenta, rememorando la época dorada de este medio de transporte.

Reconoce que “no andaban muy rápido y además se veían un poco desgastados”.

Más o menos una década después, el servicio fue descontinuado en favor de sistemas más rápidos, como el trolebús y los buses Mitsubishi.

Una par de los más de 500 carros que circularon en Santiago terminaron como casas de playa en el litoral central. Fue allí donde, 45 años después, los encontraron el abogado Santiago Vera y el arquitecto Daniel Ahumada, quienes lideran el proyecto Tranvía Histórico de Santiago, que busca traerlos de vuelta a la circulación.

“Hasta ahora ha sido un trabajo casi a pulso y con pequeños recursos aportados por el Fondart y el Consejo Nacional de la Cultura”, cuenta Vera.

Así lograron, en 2008, adquirir uno de los dos carros, el Brill 757 (tipo 700, “7 ventanas”), fabricado por la J.G. Brill Company de Philadelphia. Lo desarmaron, digitalizaron y analizaron en detalle, para luego comenzar a reconstruirlos en terrenos del Museo Ferroviario de la Quinta Normal. El avance ha sido lento, por falta de información sobre su estado inicial.

Pero el proceso se aceleró el año pasado, cuando el segundo tranvía, el Brill 782, que no habían logrado comprar, les fue donado tras la muerte de su dueña original. “El nuevo propietario se dio cuenta de que tenía un carro que pesaba siete toneladas y que no le interesaba conservar. Alguien le pasó el dato de que nosotros habíamos comprado uno parecido, y de repente recibimos un llamado en que nos dijeron: ‘tengo un tranvía en mi casa, ¿les interesa llevárselo?’”, recuerda Ahumada.

El primer paso fue conseguir una grúa para sacarlo de ahí. El espectacular proceso quedó documentado en YouTube. Fue el motor que faltaba para impulsar definitivamente la iniciativa, reconocen. Como está un poco mejor conservado, les ha servido como modelo para reconstruir el otro carro que mantienen en el Museo Ferroviario. “Ha sido el banco de información más grande que tenemos”, dice Ahumada.

Ahora han ido más rápido. En su sitio web (www.institutoferroviario.cl) hay nuevos videos del semanal en el techo, los pisos, las ventanas y otros detalles.

Cuando las piezas originales han estado muy dañadas, las han reemplazado por otras semejantes del mismo material.

Su meta inicial es que en diciembre la gente pueda subirse al primer carro restaurado para conocerlo por dentro, ver una exposición y un video documental. Todavía falta reconstruir la parte frontal y trasera, pero, según informa el maestro soldador Raimundo Olivares, será cosa de semanas, ya que solo hay que replicar piezas. “No cambiaré el parachoques original, porque todavía se mantiene bastante decente, y así se respeta algo de su originalidad”.

Lo más difícil será ponerlo a rodar nuevamente, pero no imposible. En Lima, por ejemplo, un tranvía en peores condiciones fue recuperado, y hoy es un atractivo turístico en el sector de Barranco.

Su apuesta es habilitar los dos carros e instalar un circuito entre los barrios Yungay y Brasil, que incluso podría atravesar la Alameda hacia el sur, alcanzando los barrios República y Universitario. Quieren que el punto de partida y terminal sea el mismo Museo Ferroviario de la Quinta Normal.

“Muchas vías todavía están intactas, y solo falta completar algunos tramos que se levantaron, por ejemplo, por la construcción de la línea 1 del metro”, argumenta Vera.

El camino ha sido largo, pero paciencia no les falta; incluso han debido costear de su bolsillo gran parte de la restauración.

Aspiran a convencer a las autoridades de la Municipalidad de Santiago, con quienes ya se han reunido, y también quieren atraer al sector privado. “Si conseguimos todos los recursos, en un año los podríamos tener circulando, pero a pulso. Así como hemos avanzado hasta ahora, estimo que nos demoraremos cinco años más”, dice Vera. Y promete que no pararán, hasta conseguir su objetivo.

“Desaparecieron porque eran considerados algo del pasado. La mentalidad entonces era diferente; no se valoraba mucho el patrimonio”.
SANTIAGO VERA,
ABOGADO Y DIRECTOR DEL PROYECTO TRANVÍA HISTÓRICO.

Publicado en El Tranvía, inicio, Prensa | 2 Comentarios

Tren Alameda-Nos alcanza 2,7 millones de pasajeros

Se trata de uno de los medios asociados al Transantiago que mayor crecimiento ha registrado en validaciones mensuales del sistema luego de iniciar su rodaje comercial.

(Fuente: La Tercera)

Por Oriana Fernández, La Tercera, 05/08/2017

Un total de 2,7 millones de personas han viajado en cuatro meses de operación del tren Alameda-Nos, servicio que une San Bernardo y Estación Central, tramo que se puede recorrer en 24 minutos. Se trata de uno de los medios asociados al Transantiago que mayor crecimiento ha registrado en validaciones mensuales del sistema luego de iniciar su rodaje comercial.

Juan Pablo Palomino, gerente general de Tren Central, da el primer balance: “tenemos 2.770.000 usuarios en los últimos cuatro meses (desde el 22 de marzo al 31 de julio). En promedio, transportamos 40 mil personas por día”. Señala que durante este año podría trasladar a 50 mil personas por jornada, la misma cifra que se proyectó cuando se diseñó el servicio (de una extensión de 20,3 kilómetros).

Luego de terminar la marcha blanca, se espera rebajar el tiempo de espera entre las estaciones para que se pueda aumentar la cantidad de pasajeros trasladados. “Tenemos un intervalo de ocho minutos entre las estaciones. Luego se puede llegar a seis minutos entre los trenes, especialmente, para poder cubrir la hora ‘superpunta’”, dice.

Para ello, se debe mejorar la inyección de máquinas y la implementación de los sistemas internos, con lo que se puede agilizar la operación. La meta es que en los próximos meses los pasajeros no aguarden más de cuatro minutos en los andenes.

La empresa proyecta un eventual traspaso de usuarios cuando se ponga en marcha la Línea 6 del Metro durante el tercer trimestre de año, pues el Alameda-Nos se detendrá en la estación intermodal Lo Valledor.

Debido al crecimiento en los flujos, la firma estatal ha tenido que aplicar un plan de contención cuando hay una acumulación de los usuarios en los andenes. Se realiza un control especial en dos puntos.

Uno de ellos es la zona paga, donde el personal de la compañía no permite que los viajeros ingresen (Estación Central). Luego, si aumenta la cantidad de personas que quiere entrar, se efectúa un cese del funcionamiento de los torniquetes.

¿Qué comunas se concentran los viajes de este ferrocarril? En Estación Central se realiza el 50% de las validaciones o pagos con la bip!; Nos traslada un 10% de los usuarios y San Bernardo tiene el 11% de los viajes, una de las zonas con la mayor cantidad de población en la vía.

Publicado en inicio, Prensa | 1 Comentario